La constelación Thingiverse

Lo bueno del aprendizaje es que NO aprendemos todos al mismo tiempo, que no es unidireccional y que puede ser colectivo; aun más cuando este aprendizaje es informal, que sale del ámbito de las aulas, e incluso del horizonte más común del presente. En este sentido, lo bueno de una comunidad online reside en ser online – los contenidos son menos efímeros que un momento – y ser una comunidad – hay muchas personas -; muchas personas que depositan sus contenidos y permiten a todas las demás encontrarlos y usarlos cuando los necesitan según el ritmo de su aprendizaje. Así se configura una constelación de objetos, relaciones, acciones que, a pesar de su diversidad, tiene un idéntico valor para la consolidación y desarrollo de la comunidad y de su conocimiento.
En torno a la fabricación digital y más precisamente en torno a las impresoras Makerbot, a las CNC y a las cortadoras laser existe una increíble constelación de intercambio y aprendizaje, el repositorio Thingiverse. Este universo de las cosas, no sólo permite acceder a más de 10 000 diseños totalmente libres que se pueden descargar, usar y modificar sino que permite configurar una comunidad indefinida, fluida, que colabora tanto usando como publicando, compartiendo y mejorando diseños, sin más responsabilidad que él de su aprendizaje práctico.
Thingiverse permite ejercerse con el diseño de objetos fáciles de ejecutar como un gancho, un anillo, una rana o realizar piezas más complejas hasta muy complejas como un reloj, un ajedrez o una gafas, todas siendo piezas creadas por otros. Permite proponer mejoras y modificaciones, y publicar un diseño original para que sea compartido.
Ir en Thingiverse es dar un paseo en el espacio por excelencia del aprendizaje y del compartir del diseño de objetos y ya adelantarse en la constelación de la fabricación digital abierta.

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *