Cocina e impresión 3d

La cocina es una laboratorio y una impresora 3d personal una herramienta más para la creación. Así que cocina e impresoras 3d personales bien se podrían encontrar. Pero ¿de qué manera? ¿Para « imprimir comida »? ¿En qué consistiría y que nos permitiría?
Desde los comienzos de la impresoras 3d personales, se han hecho extrusores de comida. Las primeras Cupcake tenían la opción de imprimir en chocolate. Poco tiempo después, se publicó en Thingiverse el « Universal paste extruder » capaz de imprimir comestibles. Luego ya salieron a la luz más proyectos e investigaciones vinculados a la impresión de comida con objetivos distintos, experimentales, creativos, de investigación, o comercial como el proyecto catalán Foodini.
Cerca de nosotros, el trabajo conjunto de José Ramón Tramoyeres (Gglab) y del chef Paco Morales, que se puede seguir en el blog “Robots in Gastronomy”, merece realmente la pena. Gracias a una impresora cuyo extrusor ha sido transformado para extruir masas comestibles, el chef Paco Morales es capaz de diseñar formas de comidas inéditas y de realizarlas gracias a su impresora adaptada. Pero aquí no se para la búsqueda formal de este trabajo. Equipado con otra impresora 3d personal, está sí extruyendo en plástico, y gracias al diseño de José Ramón Tramoyeres, las formas de los platos que sostienen esa comida impresa son también impresos y totalmente inéditos, adaptados, y retoman una estética delicada y compleja permitida por esa tecnología de fabricación digital.
El resultado es hermoso y inesperado gracias a la asociación de dos transformaciones formales permitidas por la impresión 3d.

Esta experiencia perfectamente profundizable y reproducible es un excelente ejemplo de la integración de una herramienta nueva en el proceso de búsqueda y de creación de dos creadores, un chef y un diseñador.

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *